Rosas Negras

Con todas las fuerzas de la ley

Por cuántos océanos he viajado, cuántos naufragios he sufrido al borde de un bote. En busca del amor puedo sufrir cientos de veces porque así está escrito.

 

Entre el sufrimiento de cada noche puedo ver a una nueva estrella que se forma y alumbra toda la oscuridad. En el dolor insoportable arranco mi corazón y el tuyo para cambiarlos de lugar; ahora sé que tu sufres lo mismo.

 

En verdad que he buscado verdaderas amistades, se puede entrar entre la duda, el verdadero amigo tarda años. Yo tardo toda la vida en encontrarlo.

 

Cómo sufrir una traición de un desconocido, pues en su cara y en sus pasos nunca te van a seguir, nunca te va a decir nada porque espera el momento en que estés más débil. Entonces cuando te haya destruido, entonces cuando no puedas dar el primer golpe en tu defensa. A tu enemigo debes arrancarle los ojos, la lengua. 

 

Cuándo sufres una traición se debe esperar a que el enemigo vuelva atacar y entonces se lanza toda la ira de la propia humanidad que será su infierno cada vez que abra los ojos y vea que han descubierto su fórmula. Al enemigo cuando ya te destruyó por primera vez, entonces acaba con tu oponente con todas las fuerzas de la ley.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.