Diego Invierno

Censura III : El Lobezno

 

 

I


Antes de oír el alud
soñábamos despiertos,
sin sueños que olvidar.
Nunca debimos soltar al lobezno...


Recién nacido arañaba la cama,
abría los ojos,
al rato los cerraba;


tus mechones de pelo
yo a menudo
los confundía con los suyos,


se le enredaba la cabellera
en la verja de alambre,
y desde el jardín,
hasta encontrarme,
arrastraba detras de sí
una estela de azabache;


y su aullido por delante,
como siempre,
llenándonos el corazón.


II


Un día me di cuenta
de que no envejecía,
y de que el mechón arrancado
ya nunca le crecería...
Su pelo, cada vez,
era más tosco y encrespado;
su piel, como una fruta,
por la verja, se estaba oxidando...


Llegaron malas hierbas al bosque,
raíces negras en marzo...


26/4/19

Comentarios1

  • Micaela

    Abrupto. Perfecto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.