Monserrat Chávez

Las letras se mueven

Las letras se mueven

La soledad cala, es como si se incrustara en cada articulación de mi cuerpo, como si con cada movimiento que doy intentado centrar mi mente, callar los ruidos, el dolor se hiciera presente

Y saber que estás solo físicamente...Pero no mentalmente, que toda esa realidad se desmorona un poco, y no hay nadie allí que este contigo para atrapar los pedazos de la conciencia 

No hay nadie a las 2:07 de la mañana que te arrope y que te diga que todo estará bien, que es solo un episodio más en tu cabeza, que te haga volver al aquí y al ahora, y no allá donde la espalda arde, donde las rodillas se raspan, dónde las manos y brazos sangran.

No hay nadie a las 2:09 de la mañana

Comentarios1

  • lazaro sosa cruz

    Las letras, con éstas, son lo único con lo que podemos paralizar el miedo, la agonía, gritar dentro de ese silencio que ahoga; para ello hay que amar la soledad, ésta que tú eliges, no la que te imponen. Te entiendo, entiendo ésas tus palabras que se mueven alrededor de tanta tristeza.
    Un saludo.
    Lázaro.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.