alexander

Un café y una tostada

Un café y una tostada.

A mi lado, tú ya no estabas

Un día gris Empezaba.

Un café caliente, entre mis Manos

 Me Deleitaba.  Sin ti al verte partir esta Mañana

Este Cuerpo todavía Entumecido 

Ya no siente tu presencia en la Cama.

Como desayunar acostada

Sin tus Besos y tus Tostadas Quemadas

A mi lado en la Cama.

Te espero en la noche mi Amor

Donde nuestro Amor se encuentra nuevamente

Para iniciar, un café y una Tostada.  

Con tu Presencia en Nuestra Cama.

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.