Carlos Alcaraz

Historia de unas noches en vela

 

No me quedó más

que inventarte sin querer.

 

 

Diecisiete de mayo

 

Habría que empezar por cambiar esta situación.

Aún ni siquiera entiendo tu sonrisa,

y tú no has encontrado la mía

(que yace entre las pupilas

del ayer casi sublime

en que nos encontramos).

Ya me inventé otra historia.

Sugiero que no la leas.

Te engañarías y esta vez, no habla sobre ti.

Esto es más bien un La menor amplificado,

con las cuerdas de metal y la pastilla rítmica descompuesta.

Qué barbaridad.

Nunca pensé que pudieras.

En fin. Despacio…

Vamos intentándolo de nuevo.

Porque tú y yo lo sabemos.

No es de niños llorar,

es de personas.

De todas.

Y ni siquiera entiendo tu sonrisa.

Casi me convences esta vez.

Esta vez, casi cedo ante tu llanto…

…despacio.

 

Veintiocho de mayo

 

Escribí esta carta por si encontraba

alguna clase de espectro entre sus letras.

Quiero que entiendas lo impenetrable

que resulta tu mirada amaneciendo.

Ayer me arrastraba por tu cabello,

hoy, te quiero (espectro de mi luz,

subdividida en mil colores).

El susurro es transparente, y huele a ti.

El silencio es cada vez más ocurrente.

Tu figura en el espejo del espejo que llevo dentro

y que mis ojos nunca ven.

Ayer comprendía tu ambición, hoy la comparto,

y la desprecio, y la amo, como te amo a ti

- en mis sueños en los que te amo –.

Te digo que esto es absurdo,

y ojalá me respondieras.

Pero sigues ahí, despierta,

entre las líneas de esta carta

en la que no te encontraré.

 

Primero  de junio

 

Es notable la manera en que me miras

y rescatable la manera en que me besas.

Es casi pertinente la manera en que me abrazas

y me dices adiós como quien dice quédate.

Ya me pasé de ritmo, y confundí

el contratiempo y el sincopado.

Es normal – no, no lo es. –

Esta ternura de roca me hace mal.

Soy un cobarde – valiente – ,

poco prudente.

Me tocaste el corazón cuando no había necesidad.

Cómo decirlo. ¿Delirante?

Si me cepillo el rostro es porque

tengo que cambiarlo por tu espejo de caricias.

¿Hasta cuándo?

Ya lo colgué en la pared.

Ya lo colgué. Y a ti con ella.

Son las cicatrices de las veces que

perdí el control. Y me voy.

Esta vez sí me voy.

 

Diecinueve de junio

 

Desde el amanecer y hasta tus manos

has sabido detener esas miradas

de asesino intempestivo

y de quererte sólo a ti.

He sido fuego dos o tres veces por semana

y tú has sabido detener esas miradas.

Tal vez te confundo y te provoco huir.

Tal vez huyes como yo,

con las ganas de quedarte.

Y tampoco tú pareces huir.

Yo te dejo el beneficio de la duda,

te compro una respuesta inoportuna,

descarada, indiscreta,

y si es posible inventada.

Cuando menos no muy cierta.

Me plantas y en seguida me cosechas,

no te importa que sea pronto,

no te atreves a tardarte.

Me regaste irreverente y sin tacto,

y ahora que me pones

al fuego hasta los 100 grados,

convendría que lo supieras:

hervir ya no es suficiente.

Porque tú has sabido detener esas miradas.

A veces también me pregunto

Si debiera recibir esas monedas

que dejaste en mi sombrero de propinas.

Ese. El de los viernes.

Casi creo que hasta podría

comprarte un alma menos gris.

O venderlas al orgullo.

Tú me entiendes.

Me entendiste al despertar. Ya sabes,

Cuando supiste (y no lo olvido)

detener esas miradas.

 

Veinte de junio

Que alterado me puse el día de ayer.

Era de noche y yo seguía sin despertar.

Como lo dije, esto es más rojo cada vez.

Más rojo.

Y es que el color no importa cuando tiendes a exhibirte.

A calcinarte.

Te tiendes

sobre un ocaso lleno de nubes

(corrompido de nubes)

y de cuervos de metal.

Así es más fácil.

Tienden a fundirse,

y la temperatura (del ocaso en que te fundiste,

al que iluminaste) es suficiente.

Y no es como que pudiera entrometerme.

Hay cosas que sí existen a pesar de mi.

Odio saberlo. Odio hacerlas existir

sabiendo que no soy yo.

Y lo sigo haciendo.

Los cuervos, no.

Ya no.

 

Veintisiete de junio

 

Adquiéreme de nuevo y luego piérdete unos días.

Nunca he sido tuyo y sin embargo

van tres veces que me pierdes.

Y me lo dijiste. Para qué. Qué hiciste (te dijiste).

Ganó el sentimiento, desde luego (eso supongo).

Lo más raro es este espectro en el pecho.

Agua tibia, olor a tomillo,

me concentro y olvido.

Me concentro en el momento

de prepararte a ti. Me preparé.

Tú no llegaste, no llegaste.

No. Llegaste. No te reconocí al llegar.

Te fuiste y yo, te dejé partir.

Estoy consciente de la contradicción

que esta condena/júbilo de ser libre significa.

Soy más un títere de mis impulsos

y tú, otra vez, no existes.

Uno se cansa de intentarlo.

Y resultó que:

ámame, me dijeron; ámame, te dijeron.

Y siempre la misma repuesta: no.

Estamos (y estaremos)

condenados/jubilosos

(desde el beso hasta el pecho).

 

Veintiocho de junio

No tenía idea.

En verdad no tenía idea

de lo que había surgido de extraviarte

de esa forma tan poco convencional.

Desde mi abismo.

Tan pequeño que es mi abismo

y tan grande que es tu método.

Simplemente no me cuadra.

Y me quito el sombrero

y me subo de tono,

y regreso a tus manos (extraviadas, por cierto),

y no te beso. (¿Por qué lo haría?)

Tú encendiste el cigarrillo y me cambiaste por nada

en un instante de sabiduría de tu parte.

Qué elegante.

Vístete y después hablamos.

Estás muy desnuda de mentiras

- y de asombros – ,

y eso sí que es contagioso.

¿Te lo digo al oído?

 - Eres instantes –

y nada.

 

Dos de julio

 

Yo creo que tengo bastantes cosas por sentir.

Este frío en la espalda y el dolor de amor

que no pertenece a nadie. El suelo.

Estar sentado y la mirada fija, contemplando.

Simplemente (contemplando).

Con la frente en alto,

admirar mis pérdidas, mis párpados, y el amor.

El romance que no tengo, que me duele.

Por lo menos entre mis manos no veo nada,

la caja, aún cerrada. Contemplando.

Son dos, o tres, o cinco las horas

sobre las que camino.

Me enfatizan a tildazos.

Tu. Tú. Que. Qué. Como. Cómo. Yo. Yó.

Y ella.

Se hace tarde. Aún más tarde.

Aún más lejos. Y el deseo.

No me intercambies este dolor de nuevo.

Que ya no me queda más que aventurarme

entre estas horas que suceden.

Hoy no.

Hoy no voy a leerte.

 

Seis de julio

 

Vaya que la vida es subjetiva.

Y a veces dicen que el amor es incondicional.

Sabes que yo suelo confiar en ese libro de Sabines,

el que compré en Guanajuato,

el de las emociones prestadas

(o en la comedia/tragedia de mi vida poética,

robadas – a mano armada -)

Qué cosas. ¿Uno más?

Decían que era necesario mantenerse a la deriva,

montarse a la aurora y despertar.

Pero yo, me desesperé.

No pude resistirlo

(y no por eso infieras que volví a inventarte).

Simplemente amanecí más despierto que de costumbre

(y más dormido que de improviso)

Y me agarré a besos con la almohada.

Después de todo, dormimos juntos,

y ella me abrazó toda la noche.

De hecho, creo que es muy claro.

Debe quererme (y nunca va a aceptarlo,

aunque pasemos tantas noches juntos)

Amén, hermano cuarto. Amén

Ella era instantes,

tú eres mi rehén,

tú existes, y me tienes,  y te tengo

y la tendré.

Amén.

 

Carlos Alcaraz

18/05;14,22,27,29/06;3/07/10

 

Comentarios6

  • Taly

    Wow, para no ser tu vida la conoces muy bien. Es tan real, tan tuya, tan de todos. Me gusta el de Veintisiete de junio es algo que conosco muy bien.

    • Carlos Alcaraz

      Hola Taly! Gracias ;) Bueno, es en parte mi vida. Y en parte la vida que inventé en noches en vela. Es como una especie de... novela hecha poemas. Corta sí, realista, claro, no TODO es realidad pero hay cosas que sí. Y ese día lo he vivido bastante este año. Vaya...
      Un abrazo!

    • Berruecos-Alejandro

      Una reliquia este poema, muy bueno. De lo mejor que he leido en mi vida.

      Un abrazo y felicitaciones por este poema

      • Carlos Alcaraz

        Hey, Alejandro! Ya teníamos un rato sin compartir versos eh? Le decía ayer a AYDIER que escribiéramos un fusionado... te late? Gracias por el comentario :D En verdad me alegra (y me halaga) que te haya gustado así... Un abrazo!

      • monique

        Buenos poemas, carlos, felicidades...esta super. saludos

      • Insomnioptera

        Podría leerlos sin parar de aquí hasta no sé cuándo, sólo que… la situación de la almohada me produce celos (celos, envidia… y enojo también :/) Y arrojo mis zapatos contra la pared. ¡Pobre pared!, qué culpa tiene de mi estado frenético.

        Carlos, tus desvelos siempre me habían parecido fantásticos. No sé si ahora son las fantasías las que parecen desveladas, ay, no sé. Abrazo, te liberaste, te desataste de la tan perseguida inteligencia poética que a veces limita… ( y te salió sin querer, supongo… lo digo por el comentario y el mensaje que me enviaste) me callo, me callo. Yo intento eso, a veces, cuando escribo, pero casi no escribo. Qué decir. Lo demás ya lo sabes, y lo que dice Taly, por mi parte siempre tengo locura suficiente para encontrarme en una sola palabra, o dos, o cinco, las que sean, las que hayan sido.

        Besos de quien te quiere sobre todas las letras (las de tu nombre, las de ti, las que de mala gana se acomodan para decir adiós)
        y me gustaba la foto de la guitarra.

        • Carlos Alcaraz

          Hey! Lindo saber de ti después de dos semanas de nada... jaja la situación de la almohada! xD

          Sí, supongo que me liberé, o algo así. Pero sabes una cosa? ...antes lo hacía así (todo era escritura automática, así comencé, como una especie de liberación de emociones en una libreta... una especie de diario)... y no conseguía hacer algo que al leerlo me pareciera estéticamente aceptable como para considerarlo un poema. Ahora me gusta lo que escribo. Me gusta ponerle cabeza además de corazón, y hacer composiciones, no sólo descargas emocionales. Lo diferente aquí, es que usualmente escribo sobre lo que vivo, lo que siento, y sólo eso. Esta vez, escribí sobre cualquier fantasía que me viniera a la cabeza, fuera mía, o fueran sueños, qué se yo. Y todo terminó combinándose, y el resultado... me gusta. Es una composición menos pensada, menos real, pero bella (y claro que la belleza es subjetiva, cuando digo "bella" me refiero a "bella para mi")... en fin, igual sin tantas explicaciones tú me entiendes ^^

        • Fransua de la Troya

          Me quedo con este...
          Me quedo entre un cuarto que no dice nada, que es mudo, constante y que nunca nos regaña... Me quedo ahí donde sus letras dicen más que solo la sombra de una frase creada o de tantos hilitos compartido que van dejando su aroma a colores que se esparcen...

          Qué más, qué más si está todo plamado en un papel lejano donde no puedo encontrarlo ni viajando por la nubes de un suelo incierto y de un poema que no falla...

          Hermoso encontar su poema y rasgarme de a poco las ganas de quedarme y embriagarme una vez más en aquel recuerdo que traen las luminarias de un noche activa o de un dominio de partes puestas, predispuestas y ansiosas de ser solo una carne y un vino... O simplemente ser eso que amamos, que no amamos, que dejamos o que nos dejan, ser sólo eso... ser, ser... ser personas...

          Abrazos.

          • Carlos Alcaraz

            Estabas inspirada, chica! Te imagino escribiendo este comentario casi en automático, las palabras fluyendo sin preguntarte, y tú dejándolas fluir. Así como cuando escribí estos poemas. Gracias por el comentario :]

          • Talis

            Estaba mirando tus poemas.... escribes maravilloso.
            Un abrazo desde Colombia

            Talis

            • Carlos Alcaraz

              Muchas gracias, señorita! Un abrazo desde Méx... ah no, justo ahora, desde Francia ^^

              • Insomnioptera

                Presumido... :P
                Suertudo !!! : D

              • Hay 5 comentarios más



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.