Aviador nocturno

Luego

 

me duele que no estés aquí

junto a mí

me duele que se quede mi ciudad sin ti

me duele que no me hagas el amor

como tú sabes... y me duelen

los besos que no podrán vivir sin tu boca

el tiempo se ensaña con mi amor

si no estás... yo te amo

y me duele el deseo que nace ya sin tu piel

y mis manos

busco tu acento

en las cosas que has dejado conmovidas

y me duele cada espacio

que ocupaste con tu voz y tu risa

me duele la casa

me duele mi madre

me duele hasta el gato

y me duele el jardín...

y la rosa

con que penetraste mi alma ayer

aunque tenga su aroma impregnándolo todo

y me duele... ¡EN MI SER!

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.