ROSA POZO

A San Martín de Porres (o Santo de mi devoción) (Nicomedes Santa Cruz)


Santo de mi devoción,
a tu divino mandato
perro, pericote y gato
no hicieron segregación.
Y dice así:
Quien desconoce tu historia
puede no creer en ti,
pero yo que la aprehendí
glorifico tu memoria.
Fue tu vida expiatoria
y de total sumisión.
Por tu conmiseración,
por tu humanitario exceso,
a ti consagro mi rezo,
santo de mi devoción.
Hermano del oprimido,
lenitivo del doliente,
abrigo del indigente,
amparo del perseguido,
pese a que hayas elegido
llamarte «Perro Mulato»
a tu milagroso trato
presto las plantas crecieron
y los muertos revivieron
a tu divino mandato.
De tu incansable escobita
barrer precisa la Tierra,
barrer… el fusil de guerra
y el odio que al mundo agita.
Haz, Martín, que se repita
tu famoso triunvirato
y alrededor de ese plato
comulguen todas las razas
que son –por sus amenazas–
perro, pericote y gato.
¿Milagros? Él hizo tantos
como peces tiene el mar,
de empezarles a contar
no acabarían mis cantos.
Ese santo entre los santos
del Cielo recibió el don.
Y su canonización
–que aplaude el mundo cristiano–
mostró que en el Vaticano
no hicieron segregación.


Martín de Porres
Santo
Descripción San Martín de Porres Velázquez O.P. o San Martín de Porras Velázquez O.P. fue un fraile peruano de la orden de los dominicos. Fue el primer santo mulato de América. Es conocido también como «el santo de la escoba» por ser representado con una escoba en la mano como símbolo de su humildad. Wikipedia
Fecha de nacimiento: 9 de diciembre de 1579, Lima, Perú
Fallecimiento: 3 de noviembre de 1639, Lima, Perú
Canonización: 1962 por Juan XXIII
Orden religiosa: Orden de Predicadores
Festividad: 3 de noviembre

Comentarios2

  • RIMUZ

    , querida Santo mulato Aquí tienes un ferviente tuyo

  • Marcos Reyes Fuentes

    ¿Qué no se pueden juntar?,
    ¿qué es difícil ese pacto?
    Que el mundo no tendrá paz
    Que está viciado nuestro acto.
    No lo creo, y les recuerdo
    Que sí es posible vivir
    Lo hizo el santo moreno
    Fray Martin, él se llamaba
    Aquel morenito bueno
    Que a perro pericote y gato,
    los juntó en el mismo plato.
    Demostrándole a la gente
    Con esta estampa atrevida
    Que actuando muy buenamente
    Si es posible la vida,
    aunque seamos diferentes.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.