Antonio Encinas Carranza

Mariposas de alas de seda

El dulce amor tan tierno y apacible

Nace en las fuentes inagotables

Donde brota la energía vital,

Básica y fundamental

Que originan los sosegados romances. 


Las leyendas místicas del oriente

Hablan del origen

De las mariposas de muchas alas

Que fueron alimentadas

 Por el néctar de los dioses, 

La ambrosía divina,

El elixir de los inmortales

 Y el maná que cayó del cielo.

 

 Las abejas humildes obreras

Que brotan de los capullos

Y que liban de las flores

El néctar que encierran sus corazones 

Y que destilan la milagrosa miel.

Contribuyen endulzando 

Las energías del amor.

 

Del universo son las flores

Que perfuman las vastas praderas

Que rodean los excelsos manantiales

Paisajes idílicos que surten

 De sensualidad 

Y de la mística misteriosa.

Delicada e indulgente.

 

Surtidor de ilusiones

Llenas de danzas 

Cubiertas de sedas.

Pasiones de las odaliscas

De delicada tersura

Que nos deleitan e invitan 

En tiempos de los placeres

A los más apacibles romances.

 

Tributo de aromas místicas,

De los más intensos deleites,

Desde la alborada aterciopelada,

Hasta el crepúsculo solar

De miel derretida.

Cayendo sobre los cuerpos

En medio de una dulce danza

Cubiertas de sedas y rasos.

 

Y tenues blondas aládas

Mariposas de muchas alas

Que al vuelo nos llenan

De fantásticas figuras

Quiméricas y mágicas.


Autor: Antonio Encinas Carranza


De: Lima, Perú.

D. R.

 





Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.