Elieser Wilian Ojeda Montiel

ENVEJECER CONTIGO



No marchitarás
Inmarcesible compañera de mi vida
Pues igualmente lo haría.

De tus pétalos la prístina fragancia
Fluirá por mi olfato enmudecido
En el rancio tiempo
Y en la memoria de mis días.

En el peregrinaje de mis manos
Por tu piel acartonada
Leeré los estertores exquisitos
Símil de mi cuerpo.

Si las nubes de mis ojos silenciaran
Tu silueta al final de nuestros días
Ya no importa dulce vida,

Mi amor por ti no elude
Evocarte repentina ante mis ojos.
Ver tu rostro con los ojos de mi alma
Es mejor que la vista enmudecida.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.