Soncafe

METAMORFOSIS

Recuerdo la belleza natural de tus caderas,

encriptadas en el mármol óseo de tu estructura,

fatigante de mis esfuerzos únicos,

resultantes de sumatorias perdidas en los ojos

cuando te veían pasar con el arcoíris intacto,

demarcando integrales en el andén del tiempo.

 

El sol, que madura frutos en el verano,

fue moldeando las partes incipientes

de tu fisiología florecida en acecho,

en la umbría de tu cuerpo saltaban los eclipses

de las tardes tempranas,

donde sueños siameses compartían dormidos

gráficos en tus corvas, orugas del deseo,

de los años por llegar tras la ventana,

en ecuaciones de incógnitas prohibidas

y miradas desnudas al espejo.

 

Tu belleza temprana, crisálida de emociones,

imagen de un suspiro cortado por el viento,

sortilegio ambulante de tus pasos,

era el punto de apoyo de mi mirada estática,

replegada en las áreas sensibles al encuentro

de dos fuerzas iguales que aumentaban

las ganas de ampararse en las palabras

que se mecían en la cuna de las palpitaciones,

haciendo eco en tu vientre.

 

El movimiento orogénico escultor de tus senos

fijó la forma estricta de los amaneceres,

que sazonó por asalto tus días cristalinos

haciendo tu cuerpo imago, incitador al desvelo,

cuando la presión hidrostática en mis venas

tenían el coeficiente exacto para llenar tus sueños,

pero una tarde te fuiste dejando huellas

repartidas en coordenadas ciegas,

que no tuvieron el valor de despedirse.

 

Ayer, pasado algunos años bisiestos y comunes

vi pasar tu silueta cubierta entre arreboles

que entregaban la guardia de la tarde

dando paso a la noche que encubre los detalles

de las equivocaciones y las huellas heridas;

no se si fue nostalgia

o la sensación que dejan las ansias suspendidas

en la cuerda del tiempo que no invita al regreso,

pero me quedé inmóvil,

yerto en el vacío de un túnel despiadado,

sin mirada ni asombro,

mientras la marcha de tus pasos

anunciaban las seis campanadas de estar vivos.

 

Distinguí el compás de tu cuerpo

marchando silencioso sin la altivez del trueno,

y los paréntesis que formaban tus caderas

anularon su orgullo

y sentí los años crepitar en el alma

con la furia de un tren que no va a ningún lado,

disimulé un segundo para reír con lágrimas

atravesando imaginarias callejuelas,

tomé de la mano al niño que aún queda de mi

y lo invité a quedarse dormido en mi regazo.

Comentarios10

  • MARIA DOLLY MONTES TANGARIFE -DOMOTA

    Muy bueno tu poema- Saludos de DOMOTA

    • Soncafe

      Hondamente agradecido por la gentil cordialidad de tus palabras y tu noble apreciación,
      María Dolly, las cuales son un honor para este tu servidor.

      Saludos cordiales

    • Dulce

      Sensual y tierno Soncafe, buena noche

      • Soncafe

        Gracias por tu linda apreciación mi Dulce amiga y por tu tiempo
        en estas humildes letras.

        Abrazos y que tengas una feliz noche

      • bambam

        Palabras diguanas de ti poeta
        Un gran saludo

        • Soncafe

          Muy agradecido de tu lectura y tus palabras mi poeta, amigo Bambam.

          Saludos

        • María Isis

          BRAVO POETA lo has hecho magnífico, dejando entrever el paso del tiempo que a todos nos irá llegando.
          Un abrazo

          • Soncafe

            Mi querida María has acertado muy claramente el mensaje del Poema.
            Esa parte de nosotros que vamos viviendo y dejando atrás, hasta volver
            al niño que un día fuimos.

            Abrazos a ti, que tengas un excelente día

          • El Hombre de la Rosa

            Un hermoso y gratificante poema estimado Soncafe
            Saludos de amistad
            Críspulo desde Torrelavega

            • Soncafe

              Se le agradece profundamente sus gentiles palabras estimado Críspulo.
              Es un verdadero honor su tiempo y sus palabras.

              Saludos

            • Violeta

              Que hermoso tu sentimiento y mas hermoso como lo describes tan apasionadamente...Saluditos Paisanito

              • Soncafe

                Mi querida Violeta, gracias por tus amables y siempre bellas palabras.

                Recibe un gran abrazo y un sincero salud, mi paisana

              • Hada Marilyn

                Se dispara la mente en cada verso.

                • Soncafe

                  Apreciada Hada Marilyn, gracias por tu gentil amabilidad expresada en tu comentario,
                  son un honor.

                  Saludos, Poetisa

                • anbel

                  Me ha encantado. Un gusto leerte. Un abrazo.

                  • Soncafe

                    El gusto de saber que lees los escritos de este tu servidor,
                    siempre será un gran honor mi querida Anbel.
                    Gracias por tu tiempo y la gentileza de tus palabras mi querida Amiga.

                    Recibe un fuerte abrazo y muchas bendiciones

                  • alicia perez hernandez

                    y sentí los años crepitar en el alma

                    con la furia de un tren que no va a ningún lado,

                    disimulé un segundo para reír con lágrimas

                    atravesando imaginarias callejuelas,

                    tomé de la mano al niño que aún queda de mi

                    y lo invité a quedarse dormido en mi regazo.
                    /////////////////////////////////////////
                    QUE TERNURA HAY EN TU ALMA QUE GRANDEZA DE HOMBRE CUANDO SUS LÁGRIMAS CAEN COMO LAS DE UN NIÑO SOBRE ESAS CALLEJUELAS DE MELANCOLIA. UNA METAMORFOSIS EN RICA POESÍA.
                    ABRAZOS MIL CON SALUDOS , POETA

                    • Soncafe

                      La grandeza de tus palabras también dicen mucho de ti mi apreciada poetisa
                      Alicia. En cada poema hay frases que nos gustan y esas a las cuales haces cita
                      son las que más sentí dentro de la imaginación del poema.
                      Una vez más se siente en el alma la gratitud por tanta gentileza tuya
                      en las bellas expresiones de tus nobles palabras.

                      Saludos y abrazos hermana de letras, hermana del alma

                    • Ma. Gloria Carreón Zapata.

                      Sin duda el paso del tiempo no perdona. Una maravillosa prosa poética nos comparte estimado autor, un lujo la lectura. Le dejo un cordial saludo.

                      • Soncafe

                        Apreciada María Gloria, Mujer de letras, mujer de fe.
                        Es un honor recibir tu visita y tus palabras tan gentiles y motivadoras.
                        Recibe mi agradecimiento con profunda humildad y respeto.

                        Saludos cordiales



                      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.