migreriana

Decírselo

                                           Quién pudiera declararse enamorada,

                                           diría mi conciencia y no la interpelo,

                                           imagino que sus olvidos dirimen,

                                           originan el recuerdo y lo duermen,

                                           nociones de amor, cosquilleo sutil, respiración necia...

                                           instantes en los que trepa el aliento a labios robados,

                                           capturados por la estrofa que los nombra y los regresa

                                           ignorando quien los lee y recluye sus ganas de clavar pupilas,

                                           rellenar silencios, mancharse de tacto y seducción...

 

                                            Si ella necesitara de ese cielo que se hace sonrisa y vuelve,

                                            acaso una vuelta de página delataría el juego de bruces,

                                            natural, en shock contra la marea de este tiempo encaprichado,

                                            corrupto, desembargado de los torbellinos de aire

                                            hospitalario, que la hizo feliz como Proust a Odette

                                            en su pluma célebre por no nombrar su halo,

                                           secuestraría a la poesía encerrada en la disputa!!!!!                                          



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.