Bernardo Arzate Benítez

La persecución.

 

 

La noche persigue al día,

y el día persigue la noche;

mas nadie se hace un reproche,

lo hacen con alegría.

 

La oscuridad se hace fría,

y la luz se hace caliente,

y así será eternamente,

mientras halla noche y día.

 

 

Autor:Bernardo Arzate Benítez.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.