Diego Daniel Ulloa

DIEZ BESOS DE NIEVE SIN LABIOS


AVISO DE AUSENCIA DE Diego Daniel Ulloa
Podría ausentarme tiempo quizá… porque en Cuba el acceso a Internet es extremadamente caro. Generalmente me conecto a Poemas del Alma a través de datos móviles, lo cual debo gestionar comprando unos planes que oferta ETECSA para su uso, pagando con transferencia de saldo de la línea telefónica.
Ruego me disculpe todo aquel que me esté siguiendo (o casi todos, que no es lo mismo pero…)

I

 

Como el que
a buen árbol se arrima,
me arrimo a Dios en este verso
                               que no tragué!
No ahorro esfuerzo
con luz de mi guitarra prima.

 

Igual a horror en Hiroshima,
ruge lo oscuro contra el canto
                      de los juglares,
y este santo
que no se reserva una lumbre,
                   —más bien
la monta en alta cumbre
como Cervantes en Lepanto.

 

II

 

Como Cervantes
en Lepanto dio de comer
su mano al verbo,
yo doy mi carne a lo protervo
y a la luz el alma.

 

Un espanto me turba,
solo viendo cuánto poder
otorgan al demonio
los mismos hombres!

De meconio los cerebros
de la siguiente generación…
un maloliente gargajo
sobre el patrimonio!

 

III

 

Gargajo
           —sobre el patrimonio—
nacido
de joven pereza, sin cura aparente:
proeza
que le concede prestimonio!

 

Extendida sobre un telonio,
la mano franca del cruel
arrancará mi capitel de rosa pálida.

 

No obstante,
vine a los dominios de Dante
justamente a hollar mi piel.

 

IV

 

Justamente, a hollar mi piel,
viene aplastante
                         el calendario!

 

Mientras proceso este calvario,
otros ostentan oropel!

 

Ya tienen picado el pastel
los que dicen tener
a Dios ahorcado…

 

—pongo mi tos a discursar
                          en calzoncillos
   pero no cruzo los pasillos
   de quien me adultera el arroz.

 

V

 

De quien
me adultera el arroz diré
             —si la vida permite—
lo que de un diablo:

Puerca elite que nos juega
cual Dominós.

 

No alcanza martillo ni hoz
                             para ser libres,
cuando el fruto harta
al empleador canuto y otros
no obtienen más que migas…

 

—¡Oye tirano, no prosigas,
   del cielo ha de caerte esputo!—

 

VI

 

Del cielo ha de caerte
esputo cargado de ira!

 

Tirano:
el patrimonio al que echo mano
no es el que me legas poluto!
No es un pro-
                   duc-
                         to
                   in-
                       ter-
                            no bruto
ni es el despojo de una lid:

 

mi honda es esa
de David y de José Julián….
                el verso,
la música
del universo en mi guitarra
               y una vid!

 

VII

 

En mi guitarra y una vid
tengo el mejor de los refugios
donde manejo el artilugio
de esta fe que me muda en Cid.

 

El verso
será un adalid que me eleve
                      justo a la cima…
en el secreto,
en la tarima;
cuando esté sólo o entre dos…

 

cantando,
me le arrimo a Dios como
el que a buen árbol se arrima!

Comentarios1

  • Ángela Teresa Grigera Moreno

    un poema que nos habla de tu fe y tu descontento con el hombre, el hombre que a veces es peor que satanás porque usa y abusa de su hermano, ese prójimo al que debiera amar como a sí mismo. buen poema de protesta dirían en mi época de juventud, hoy no s+e como le dicen, un placer pasar por aqui poeta.

    • Diego Daniel Ulloa

      Qué bello leer tus palabras sobre mi poema!!! Sí, es un poema de protesta! De hecho, protesto también contra muchas injusticias y huecos que tiene el sistema de gobierno de mi Cuba. No imaginas lo dura que nos están poniendo la mascada a los artistas…

      Siempre un placer recibir tu mensaje! Las críticas también serán bienvenidas!!!

      • Ángela Teresa Grigera Moreno

        cuando no hay libertad, cuando el pueblo es pisoteado, lo difícil es pensar como hay gente que apoya la injusticia de ciertos gobiernos, y hace oídos sordos a las miserias e injusticias que sufre un pueblo oprimido, lamentablemente gente como mi ex-presidente, y otros latinoamericanos apoyan un sistema de gobierno que no ha funcionado nunca para el pueblo, si para los bolsillos de sus políticos corruptos, pero si cayo Roma, y tantos imperios, también un día tu pueblo logrará la libertad que merece



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.