José de Jesús Camacho Medina

A Mi Hermano

Hermano:

No hay soles moribundos
en esta alianza
que proviene
de la misma fuente.

Siempre habrá más de un sendero
que nos haga coincidir
en la espiral del infinito.

Las rutas son bastas
pero cuando se tiene a la misma brújula
los peregrinos no tardan
en reencontrarse
en la cúpula de su fe.

Hemos sido testigos
de como en el tablero de ajedrez
los milagros son posibles
y a veces
una que otra estrella colapsa.

En nuestra aritmética
siempre ha figurado la suma
aquella que nos ha permitido
esquivar a los jaques
a través de los enroques.

Hermano:
No solo la sangre nos une
hay un vínculo entrañable y metafísico
como pocos.

Te deseo el mayor de los éxitos
en esta nueva empresa
que tu espíritu tenaz
te permita cosechar
más de un éxito en cada aurora.

¡Muchas Felicidades!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.