CAPITAN DAVIS

Alturas de un halcón (2)

Quizás te preguntes
cuando el amanecer
bañe tu cuerpo de libertad,
respiras hondo
y un vuelo mágico y disperso
la tierra,
las nubes, nuestra habitación.
Quizás te preguntes
esta ciudad
miedos cada esquina,
stress hundido en los ojos,
miras
desde la montaña del alma,
Distante,
esperando el viento,
Solitario,
esperando acercarte al vacío,
Cuando abras tus alas,
Emprendas un vuelo,
la ciudad,
parecerá lejana y enredada,
sus habitantes alas adormecidas
El bosque hecho de piedra volcánicas,
y troncos de lava olvidada,
como esperas en la vida,
el amor que no encuentras
entre vuelo y tierra
entre alas y alma,
tu emoción despierta
tus sueños hecho magia,
tus sueños hecho latidos,
pero mas que nada,
como unes las partes de un mundo,
para que sea una canción,
canción sencilla como el pan,
sencillo como la taza de te,
sencillo como respiras cada día,
sencilla como una flor silvestre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.