Federico Mendo Sánchez

MI DIOS ETERNO

 

 

Día a día te busco porque estas allí,

y busco tu mirada para consolarme,

mi Jesús, mi Dios sé que estas aquí

y que nunca dejaras de amarme

 

Te siento en el viento de la tarde,

siento tus manos acariciar mi rostro,

siento tu mirada que en mi cuerpo arde,

y me das valor para poder amarte.

 

Y siento que estas aquí Cristo mío,

como está el sol en cada amanecer,

a tu lado Señor no encuentro frio,

no está el dolor ni el triste padecer.

 

Por eso Señor a ti elevo mi canto,

en cada mañana, en cada atardecer,

siento que estas aquí, pues mi triste llanto,

se desvanece luego por tu gran querer.

 

Pero qué alegría Señor saber que estas aquí,

junto al ave que canta acallando el dolor,

no quiero morir mi Dios sin tenerte a ti

¡oh mi Dios Eterno.! Mi Dios de amor.

Comentarios1

  • Poeta al atardecer.

    También lo siento en mí, querido hermano; y siento su fidelidad desde el levantarme hasta el acostarme. En un día como hoy después de 2000 años, fue apresado por mi libertad, y de allí muerto en una cruz por mis pecados. Resucitado venció a la muerte; y vistió de triunfo y victoria los cielos y en la tierra a quienes morimos en la cruz con él.
    Un abrazo de fraternidad, en el que mostramos al Padre que es herencia de su hijo que los hombres de la tierra nos amemos en hermandad, aún sin nunca vernos.
    Gloria eterna al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Poeta al atardecer.

    • Federico Mendo Sánchez

      Queda agradecida mi alma por sus bellas palabras que dejas en mis versos.
      Mi respeto y consideración por siempre




    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.