Carlos Ars

¡Agur!

Somos 
como tres puntos 
suspensivos 
después 
de hacer del verbo, 
sustantivo. 
Somos 
el silencio conjugado
después de hacer
del pretérito, 
imperfecto.

Hoy nos embriagamos
del río del olvido,
que ríspido lastra
y melódico arrastra
el amor cedido.

Nuestra despedida
es la tumba
que sepultó al azar 
que nos unió.
Nuestro epitafio,
la saeta puntiaguda
que surcó el adiós.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.