Armando

Caminar

En el desierto de la soledad donde priva la locura,

en los ratos de alucines y gritos de dolor,

en el desierto de la oscuridad donde los ojos ya no ven,

en los momentos de insomnio y los sueños de terror.

 

En el desierto de la cuarentena, de la reflexión y la fortaleza,

el alma se vuelve piedra y se alimenta de pesares

en el desierto de la tentación donde escapar es demasiado fácil,

pero el precio es en extremo alto.

 

Los buitres vuelan cerca de mi cuerpo esperando el momento final,

sin embargo mi alma no me pertenece, yo no decido el final

El demonio se acerca e intenta seducirme, me ofrece la gloria total

pero ese no es mi destino, el dolor carnal me espera a raudal.

 

Terminaré la obra encomendada para resarcir almas perdidas

enseñare de donde vengo y a donde he de regresar,

sin embargo pocos entienden, pocos aceptan al rey

mis palabras son silencios a sus oídos corruptos sin ley.

 

Después del desierto, del camino de suplicio que he de recorrer

regresaré triunfante a mi casa, a las estrellas, galaxias, al ser

descansaré gozoso de haber completado el deber,

el deber de enseñar al ignorante y al sabio esconder el saber.

 

Mi ausencia con dolor se notara por que sus ideas de derrumbaran

sus templos arderán y sus leyes caducaran,

sus enseñanzas no perduran, no son signos, no son sal

bienvenidos los enfermos del alma, bienvenidos a un nuevo caminar.

Comentarios1

  • alicia perez hernandez

    INTENSOS E INMENSOS VERSOS
    BIENVENIDO!!! ARMANDO
    SALUDOS, POETA

    • Armando

      Buenos días Alicia, muchas gracias por tus comentarios. Un abrazo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.