Santiago Miranda

Amaré al gusano que te roa

 

Amaré a la tierra que te hunda
Que te ahoge, que te moje como el mar
Y amaré al insecto que saquée tu carne
Llevándosela como trofeo en su no existencia
Relacional en su círculo dibujado en la naturaleza
Amaré a la semilla si en ti renace          más allá
De los pájaros hambrientos y la tierra infértil
Manto de una sociedad baldía, a la vez, lápida
Amaré en ti el silencio de tu huida, soledad
Que tiembla y consume lentamente
Al que aún permanece en la ausencia:
Huella de ti, insostenible y persistente
Amaré al sol que te bañe y a la luna
                                                 [que te acune
A las estrellas que te relaten y a la lluvia
                                                 [Que te dé beber
A ti ya en todas las cosas, parte de tierra
Parte de ave, parte de árbol, parte de río
Parte de monte, parte de ruido, parte de sueño
Y amaré a los días que suceden para recordarnos
Que luego seremos iguales,   trágico     consuelo

12-15/4/19



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.