wolfenaght

Hijo

Escarbe mi pecho como un perro

Y la última semilla de mis sueños

Broto, limpiandome y haciéndome otro

Sólo eso bastó para buscar en todos los extremos de la tierra

 

¿Y Qué sabré yo de corazones y sueños?

¿Que sabre De abrazos y soledades ?

De ojos como océanos

Y caminos de plumas

Si Te ame sin verte

Y Te abrace sin piel

 

En la espesura quieta de la nata

La mesa estaba servida

Manos calientes y temblorosas

Vuela en dos caras el miedo

Y en cuatro brazos los sueños

 

Deja que el balanceo

que me enseñaron los muertos

Sea la marea de los puertos

Y el latido de nuestros corazones

El viento que sostenga tus alas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.