Emmy Gutier

Serendipia

Como en una montaña rusa me encuentro ante el amor,

de pronto me siento niña, deseosa y aterrada

¿Qué puedo hacer para detener la fuga de razón?

Mientras lo único que deseo es contemplar el atardecer en tu mirada.

 

Tus caricias son el veneno que me embriaga

un estado limerente que nubla mi cabeza

¿Quién me volverá a la cordura?

Si tus brazos me arrullan y no me quieren soltar

 

 

Fuiste serendipia, eres serendipia en el amor

mientras que mi juicio lucha contra el corazón;

entre pedirte que sean tus labios caricias en los míos

o que me devuelvas la cordura y la razón



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.