Santi336

Suicidio

Fue la hora del  vacío, la hora del eclipse y la penumbra, y mi alma no osaba levantarse de esa sombra
mis manos congeladas, inútiles para sostenerme a nada, sin  voluntad para hacerlo en cualquier caso
mis ojos espejos rotos, con los que no podía mirarme, que ni llorar podían, ni pedir ayuda
fue mi cuerpo muy pesado, mis cabellos blancos, mi boca trémula, mis frases sílabas, mi sangre transparente
fue cuando me llamó la tumba, y atendí el teléfono esperanzado, fue cuando me dió instrucciones,
me adentré en un mar oscuro, dejando un rastro de sangre, esperando a los tiburones.

Solo, estuve solo, aún entre mi gente estuve solo, aún bajo las negras subes y las apestosas flores estuve solo,
mi sufrimiento me hizo compañía, me volvió adicto a él, me hizo arrodillarme y ladrar, me hizo odiarme aún más,
y permanecí en este coma durante milenios, o al menos eso fue lo que me pareció, y mi mirada distorsionada lo único  vivo en mí
y  verlos a ustedes me repugnaba, y dibujé en ellos mi imagen, y los odié de manera asesina, y di media  vuelta.
"-Hola muerte, estoy listo", una risa macabra fue la respuesta, y provino de mi propia boca, rompiendo mi silencio.

Todo estuvo listo, el plomo tenía ya mi nombre, y estaba a segundos de ser feliz,
¿pero por qué entonces dudaba? ¿Qué sucedió con el fuego que ardía en mí hace unos instantes?
"¿Juntando el valor para cometer un acto cobarde?" susurró mi voz.
Y grité, por primera  vez en décadas, y lloré y maldije y chillé y caí, pero no morí.

Muchas manos me fueron ofrecidas al escuchar mi grito, gente nueva y gente vieja, hombre y mujer
y aunque tímido al principio, acepté el calor de alguién, y redescubrí entonces la palabra gozo,
y lo que perdió la  vida fueron mis remordimientos y mis prejuicios, y escapé de la jaula que me contenía,
y logré esquivar la guillotina, y desperté a la belleza del mundo a mi alrededor, renací,
mi humanidad volvió a mí, y la luz a mi sonrisa, y la  vista a mis ojos, y me contemplé por primera  vez,
era una guitarra desafinada, había mucho por hacer, pero estaba confiado de poder aprender a tocar.

Comentarios2

  • Luis Rayo

    Hermano te felicito por tu poema, solo te pediría un favor, que si pudieras cambiar el tamaño de la letra o cambiar la fuente. Lo anterior para leerte mejor. gracias

    luis

  • la flaca

    Que le digo estaba esperando que se matara en su poema.... JE JE JE ¿suena feo que le diga eso?
    espero que no , en todo caso me explico mejor... admiro mucho a Shakespeare el no vacilaba con matar a todos al final ... como digo yo ¡el tenía la muerte temblando en su mano!... pero después leyendo los comentarios que le habian hecho (ya se que es un atrevimiento JE JE JE) ruse le dice que lo había hecho bien porque era lo que sentía en ese momento, lo que su alma espresaba entonces estuve completamente de acuerdo... Leon Felipe escribió algo así: -DESHACED ESE VERSO. QUITADLE LOS CAIRELES DE LA RIMA, EL METRO, LA CADENCIA, Y HASTA LA IDEA MISMA.
    AVENTAD LAS PALABRAS Y SI DESPUES QUEDA ALGO TODAVÍA ESO SERÁ LA POESÍA- yo lo interpreto así: poesía no es lo que escribimos sino lo que sentimos y aunque el lenguaje nos permita la expresion y la comunicación, también nos limita, el punto es: no se preocupe por las metaforas o los similes y el tono, solo sienta ya vio que bien le sale.

    un abraso!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.