Diego Invierno

Rebrote: Un Árbol Naciente

 

Allí,
húmedas por los musgos
que ahora cubren la madera,
las ascuas de hoy
son fuego de ayer;

 

Y aunque reavivara,
ya arrasó to' lo que pudo:
¿En qué se diferencian
ese incendio y un diluvio?

 

Morirán sin razón,
serán humo,
búhos y lechuzas
con trajes de luto;
Escucho el gorgoteo,
por no atragantarse en su sangre,
ya están en trance pasajero.

 

El bosque ha vuelto
a encenderse,
imágenes secas, hojarasca fina
y un haz de luz vuelven;
Ya los esperé a todos ellos,
venenos caducan
y calman los nervios.

 

Hace frío al Sol,
la savia de un árbol naciente
sepulta los fuegos;

 

Hoy, tan de repente,
he sentido un gran cambio:
las aves han vuelto...

 

18/3/19



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.