Adonis

Cualquier cigarrillo enciende

Cualquier cigarrillo enciende

a mi Cristo en las noches de diciembre,

y las cualidades desesperan

forman parte de mis esperezas.

 

Y las botellas  forman venenos,

tu sonrisa es su único recuerdo,

y despiertan en este cuerpo

cuando crean simulacros de tu rostro en el techo.

 

Es una vida, de vidas sin caricias,

de muertes con sabor a dulzura de pastillas.

y cuando me quito las paquillas

me da tiempo para volverte a soñar

y sentarme a encender mi propia almohada

para despertar de lo que siempre extraño.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.