Gerardo Barbera

LA CALLE

 

 

 

 

3

 

La calle es tan aburrida,

quiero empujar a ese tonto,

el olor a sudor me atormenta,

los rostros se acercan.

 

Todo me estorba,

esa mujer no llega a treinta

y tiene un niño en su pecho,

dos niños agarrados,

ya no tengo hambre,

no he ganado ninguna apuesta,

uno de los niños se escapa,

la madre lo persigue,

el otro niño llora,

hoy no tengo hambre.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.