Klavel

4/4

Aunque paré de esperar

nunca dejé de pensar

que aún estás por llegar.

 

Quizá no te encuentre,

si no que tú me has de encontrar.

 

Un día, quizá.

Una noche, tal vez.

Alguna madrugada. Quién sabe.

¿El destino?

Pero si él conspira conmigo.

Por eso, paciencia, querido.

Disfrutando de lo nuestro nos cruzaremos

exactamente cuando menos lo esperemos. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.