Dayanara Mondragon

De Niña a Mujer



Somos pensamiento y amor, sentimiento y corazón, mujeres que temen pero nunca niegan los que son...

 

De niña a mujer

 

Voy creciendo conforme pasan los días,

adquiero conocimiento y sensatez,

mezclo sueños y lisonjas,

tiro puertas y paredes,

rasco al fondo de los tiempos,

presagio y rió somnolienta.

Como el sabio pretendo locura,

como el idiota creo reconocer,

figuras mezclo entre finuras

del atardecer.

Poniente y oriente son direcciones,

corazón y cerebro, polos opuestos

y una lagrima, el tinte

de un sentimiento.

Entre razas de animales

reconozco mi paridad,

perfilando con dulzura la vanidad

e intimido mi vulnerabilidad.

Danzo, al compás del amor

le entrego a él, todo lo que soy,

al momento de retornar

otra vez a la oscuridad,

me desvanezco en sus brazos,

y vuelvo a soñar.

Comentarios1

  • Pajarillo

    Entre el fondo de los tiempos,
    un sueño, y el atardecer,
    veo, intimido: somnoliento
    tu dulzura y sensatez;
    veo el tinte de una lágrima
    amor: vulnerabilidad,
    desvanezco en sentimiento
    y me entrego en paridad.

    Perfilado, entre dos polos
    adquiero toda tu finura
    y no hay paredes, tan solo
    ¡sueño, y abrazos, y ternura!

    Feliz Día, Dayanara!
    (Esas letras son lo que creo
    haber visto en tu hermoso poema!)
    -Bonita declamación también!-

    Un Abrazo.
    -Ramiro



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.