Antero

- Mi confesión -



 

 

-Tú crees que…

¿más que versos son retazos de confesiones

realizadas y construidas desde el anonimato?

-pudiera ser

¿para que lleguen?

-tal vez

¿pero a dónde?

-bueno, eso depende,

puede que, a un destino incierto,

a un destino oculto, o puede que no,

o puede que una plegaria,

pueden ser tantas cosas…

pero como fuera, muchas veces,

la regla básica no importa

¿qué regla?

-la establecida en gramática

¿tiene sentido?

-muchísimo,

la confesión es parte de uno mismo:

Respiramos porque vivimos

si dejamos de hacerlo morimos.

El confesar tiene algo de eso mismo:

al inspirar pausamos y sentimos,

al confesar liberamos lo que espiramos.

El poema confesión es vida

y como vida, nada le puedes reprochar,

solo hay una y tan corta como un soplo,

por eso y para eso

que necesidad hay de método ni principio,

y esto no es excusa.

No todos buscamos la gloria

ni querer pasar a la historia.

La simplicidad en lo complejo está

en confesar y hacerlo en libertad,

sin complejos ni temor al qué dirán,

aunque posiblemente alguien opine

que no, que es lo contrario.

 

¿Tiene rostro el destinatario?

-casi siempre,

pero oculto como el remitente:

nadie conoce a nadie,

todos parecen ignorarse

y la referencia que se tiene

es tan escasa como insignificante,

no obstante, todos son importantes.

 

Es curioso todo eso que dices,

parece que justificases o criticases,

o al menos eso parece

y sin embargo lo haces

-¿Qué?

el confesarte, ¿o es que no lo es?,

y si lo fuese ¿a quién te diriges?

 

-Lo diré como lo siento…

son pensamientos si más fundamento

que ocupar mi insulso tiempo

y sin pretensiones de analizar.

 

¿ya está?

-Si, nada más…

¿no te olvidas de algo?

-Sabía que preguntarías, sin embargo,

no esperes que de amor diga algo,

mejor será un recuerdo emocionado

a D. Ramón de Campoamor,

gran Poeta y pensador:

 

 “cuando pasas por mi lado

sin tenderme la mirada

¿no te acuerdas de mi nada

o te acuerdas demasiado?”

 

y bueno, ya puesto, un retal de mi huerto:

que en la vida como en el amor,

-una por corta y otro por acaparador-

Hay algo en común:

Una porque respira, el otro porque suspira

y entre respiro y suspiros

el deseo de ser y las ansias de estar.

 

-Amor donde estás…

No preguntes vida mía,

que, aunque no me veas,

siempre te llevo a mi vera:

y te sueño, y te acaricio, y te beso,

y por ti diera hasta mi último aliento.

Comentarios2

  • NUEVA TINTA

    Interesante conversación amigo Antero

  • alicia perez hernandez

    El confesar tiene algo de eso mismo:
    al inspirar pausamos y sentimos,
    al confesar liberamos lo que espiramos.
    El poema confesión es vida
    y como vida, nada le puedes reprochar,
    solo hay una y tan corta como un soplo,
    por eso y para eso
    que necesidad hay de método ni principio,
    y esto no es excusa.
    No todos buscamos la gloria.
    .....................................................................
    SIMPLEMENTE MARAVILLOSO.
    UN PASE A LA ETERNIDAD
    COMPLACIDA DE LEER TUS CONFESIONES.
    ABRAZOS MIL CON SALUDOS




Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.