Gonzalo Ramos Aranda

José Luis Galván Rivera

“Feneció, Galván Rivera, en su tumba . . . delibera.”  

 

La existencia es pasajera,

¿el alma, imperecedera?,

¿la vida es una quimera

o es la cosa más certera?  

 

José Luis Galván Rivera,

no fue persona cualquiera,

fue simiente de honda huella,

que brilló con propia estrella.  

 

José Luis Galván Rivera,

digno sol de fuerza entera,

ser muy recto, circunspecto,

su fortuna . . . el intelecto.  

 

José Luis Galván Rivera,

servir, su pasión primera,

funcionario responsable,

la razón empleó por sable.  

 

José Luis Galván Rivera,

Tlaxcala, su primavera,

político serio, amable,

su pérdida irreparable.  

 

José Luis Galván Rivera,

la mar, calma en su ribera,

fiel ejemplo del esmero,

por siempre buen consejero.  

 

José Luis Galván Rivera,

cumplidor en esta tierra,

anecdótico, conversador,

poeta, . . . fino bebedor.  

 

José Luis Galván Rivera,

intuición amplia, certera,

Dios cuidó su trayectoria,

escribirá nueva historia.  

 

José Luis Galván Rivera,

de vivir, hoy, se libera,

suba al cielo, en su escalera,

pues, el Señor, ya lo espera.  

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda (aún, con lágrimas en los ojos, por mi Tío tan querido . . .)

México, Distrito Federal, a 05 de abril del 2014

Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.