Kelly Grau

¿?



No, no me quieres a mí

como dijiste aquel día.

Ni siquiera estoy segura que sepas querer.

Querer sin romper,

sin destrozar,

sin humillar,

sin lastimar.

Y si no sabes

querer de esa manera

¿para qué quieres?

incluso,

¿para qué vives?

La vida debe

perder sentido

cuando se olvida

de cómo querer.

No, no soy el amor de tu vida.

Ni siquiera la de tu año, mes o día.

Ya deja de mentirme o mentirte,

acepta lo que somos:

Nada.

¿O todo?

¿cómo puedo saberlo?

si mientras te alejas

ambos nos lamentamos

que una vez más haya fracasado.

Pero es que si no quieres mis defectos,

no me quieres a mi

y si no me quieres,

ni pienses en venir de repente

a pasear por mi casa

(o por mi mente).

Y si acaso vienes

que sea para regresar

algunas de las cosas que te entregué:

cerebro, corazón y cuerpo.

Si quieres quédate con lo demás.

Ahí te encargo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.