Elisabet Mallol Lopez

El camino que dejamos atrás

Un triste silencio
guarda la soledad,
un vacío amargo
en el que no podemos
retornar.

Las piedras que
inundan el alma,
son joyas cuya
vida desvanece
cuando son incapaces
de brillar.

Y nadie llama a tu puerta...
sólo, se oye un
lamento de culpa
que no te da
fuerzas ni descanso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.