Alberto Escobar

Homofobia

 

Me duelo dentro, como tú.

 

 

 

 

 

 

Un leve viento arruga las telas suizas.
Hans ofrece impertérrito sus amarillos 
con sus azules a la mirada displicente
del papa, ciego en la costumbre.
Se cierran las alabardas a su paso en un
fragor de pulcros metales.
Hans calla su viacrucis, su armario cierra
su misterio a calicanto.
Nadie lo sabe, su habitación tampoco.

San Pedro es el sumun de la decencia-
dicen sus malas lenguas.

Su familia está lejos, muere de frío y
se adivina paria por las calles,
echado a patadas del calor que apenas
le es bálsamo - los que comen su mismo
pan.
Cada día su pluma inicia un descenso
digestivo que acaba en ardentía.
No puede más, teme caer, su sangre
late borboteante en las sienes.
Su santidad, pido audiencia - dijo.
La mirada blancacasquete del iluminado
exclama un sinnúmero de ¿?s.
Soy indigno de su excelencia.
Soy impuro.

Se puede curar, no temas hijo mío.

 

 

 

Comentarios3

  • Samantha Sanz

    Precioso y atrapante.

    Saludos cordiales.

    Sami.

    • Alberto Escobar

      Me alegro mucho de que te guste Sami.

      Cordiales también los míos.

    • anbel

      Mientras la iglesia no evolucione con los tiempos no hay nada que hacer,no solo en el tema de la homosexualidad, sino en otros tantos... Un abrazo

      • Alberto Escobar

        A la Iglesia le pasa lo que a aquellos que profesaron religiones prohibidas y las disimularon mostrándose estrictos ante la opinión pública. La homosexualidad es un oprobio que sufren muchos de sus miembros y buscan un falso consuelo en su reprobación.
        Gracias por tu lectura y comentario Anbel.
        Otro abrazo.

      • grávido

        Leído y sentido.

        Genial y decidido.

        Me encantó.

        • Alberto Escobar

          Este microcuento vino a cuento, valga la "rebuznancia", de una entrevista de Jordi Évole al Papa Francisco, no sé si la viste.
          Un abrazo y de nuevo gracias por tu visita.

          • grávido

            No la vi, últimamente veo poco la tele, pero como en anteriores ocasiones intuí a través de tus palabras un trasfondo de crónica amable.
            Abrazo compartido. Amigo.

          • Hay 1 comentario más



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.