Rembrandt

Ad Finem

Reina el silencio

Se han ido los nombres

Las imágenes y los sueños

En el tiempo se han ido

 

Ha caído la noche

Serena y hermosa

Precedida de un ocaso

Bañado de plata y cristal

 

Solo veo un árbol

Y sus hojas encantadas

Forman una negra cascada

Sobre las blancas arenas

 

Una tierna rosa

Carmesí como la sangre

Resplandece bella

Bajo la tenue luz lunar

 

Y se han dibujado ya

Dos luceros destellantes

Anunciando a gritos

Que el alba ha llegado.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.