Víctor Hugo Gajardo Olivares

SOUVENIR

 

Después de todo
estamos con la mierda hasta el cuello
Nadando por el estiércol de la vida
sin derecho a salir a flote
ni por un instante
porque ciertos de manos
jalaran hasta hundirte
Este es el mundo del fango
espeso
Denso como el fuego paralitico
sin descanso
ni recreos
Un dolor extremo
entre barrotes del infierno
El himno sádico se escucha del purgatorio
que millones de energúmenos
entrelazan epítetos en el mundo actual
Y la rabia de los hombres
navegan por las alcantarillas del odio
Esta es la política de los gusanos
esta es la religión del poder
Una alquimia sudorosa
revienta su misericordia contra las murallas
alabando el vaho de lo imprevisible
Ese es el juego

cuanto tienes cuanto vales
Sigan trabajando esclavos
aún falta mucho para terminar
y no habrá comida ni agua
hasta finalizar sus labores
Aquí se pagan sus deudas
acá se cancelan todas sus culpas
Sin dioses
ni demonio
Simplemente
golpean los látigos del destino
El amor
solo es un aviso publicitario
en la autopista del delirio
Mientras que el mañana
se seca
en el pulcro funeral
que establecen los gobiernos
en el mustio desierto
de los lirios esquizoides
para celebrar
el triunfo de los perdedores



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.