LUCERO DEL ALBA

AL RECORDAR TU PARTIDA

Los días se tornan negros y sombríos,

Como si quisieran acompañar mi tristeza.

Las montañas se cubren de densas nieblas,

Como se cubre mi alma de dolor,

El cielo rompe su furia con estruendo

Como se rompe el alma mía en llanto.

Al recordar tu partida, madre mía.

 

En medio de la penumbra se divisa una luz,

Como si quisieran recordarme la esperanza divina.

Las montañas aparecen con un verdor refrescante

Como si quisieran dejar paz a mi alma.

El cielo se torna azul con un sol refulgente

Como tu alma de niño, vestida de luz.

Al recordar tu partida, madre mía.

Comentarios1

  • Brom Beto

    Siempre las partidas s e llevan un pedacito del corazón y más cuando es la de la madrecita
    MUY BUENO!!
    Abrazotes, amigaza



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.