Diego Invierno

Vestido Rojo

 

Barro el suelo
y limpio el polvo,
recojo los cristales
y echo una última mirada,
antes de que vuelvan
termino de verla.

 

Puedo mirar
al espejo roto
y reír solo al verlo,
su vestido rojo
está suelto y más negro que nunca.

 

Busca, ella, sangrando,
un sitio caliente;
de flores, un ramo,
que aromas desprende.

 

¿Qué tibias aguas
has venido a enseñarme?
Creo tener recuerdos
de lagunas iguales;

 

No sé si darte la mano
o limpiarte la sangre,
no sé si esos ojos
han muerto o ahora nacen.

 

Parece que es mediodía
porque tapa el Sol
la noche, todavía;
el cielo está solo,
hoy no hay compañía,
ni viento, ni estrellas,
ni polvo de vida;
pero llegará un humo negro,
esa nube tan densa;
de flores, un ramo,
que esporas desprenda.

 

14/2/19



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.