Santiago Miranda

Inconmovible, apacible

 

Perdido en un superfluo limbo
Ya la luz no me produce nada
Incluso el mirar de montes: nada
¿Para qué ahogarse en el cielo entonces?

Sobre todo la precariedad del otro
Nada en mí nada oceanicamente nada
Significa otro sentido que absurdo, no falta
Y no me siento mejor por eso

Similitud de nada y al momento
De ver las masacres semanales
50 musulmanes ajuguerados
Por el odio de un psicópata en NZ
O 150 inocentes volatizados
Por un ataque étnico en Mali
¿Debiéramos sorprendernos?
¿Como sentirlo ya acostumbrado?

Ya en un mes habrán de cambiar los rostros
Temblores o fuego, enfermos escolares armados
En u.s.a, hambrientos soplando muerte desde el cuerno
De África, y uno ya con sus problemas crónicos
Del esclavo del siglo xxi, no por eso menos importantes

/Nos decimos/ En el mejor de los casos, nada
Que hacer, suspirar, beber del vaso
Mientras desciende una lágrima
Apaciblemente inconmovible
En otros seguir pensando
En los problemas únicos:
Bailar, quizás cantar, fusionarse amando

22/3/19 26/3/19

Comentarios1

  • Garabato Púrpura

    ¿Para qué ahogarse en el cielo entonces?

    Fuerte!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.