Julio Noel

En el plateado silencio del alba

En el plateado silencio del alba,

el plácido canto de la oropéndola

a mi dolorido corazón llama

y arranca de él espinas como penas.

Entre el espeso ramaje del río

mis ojos quieren verla,

pero la bella ave de hulla y oro

a mi vista se oculta en la arboleda.

En la rizada corriente del río

vuelan dos irisadas como flechas,

la fuerza del agua con brío rompen

y se ocultan raudas bajo las piedras.

En el plateado espejo cegador

con sutileza danzan dos libélulas,

semejan dos gráciles bailarinas

que sus etéreos pies el aire lleva.

Absorto en tan miríficas visiones

vuelvo mi mirada a la arboleda,

entre su follaje he creído ver

de oro un fulgor y unas alas negras;

era el impune vuelo

de la bella y evasiva oropéndola,

que de nuevo mi atención cautivó

y alejó de mi corazón las penas,

y como alegres aves

libres volaron a la mar eterna.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.