LUIS ADONAY VENEGAS LEYTON

Infinito...

Infinito...

Allá donde no hay nada

y nada de ello se ha conocido,

allá donde el silencio

es tan profundo y amplio

que se transforma en todo

y también en nada...

Misterio de misterios

acicateando lo imaginario

impulsando a buscar

nada o solo un eco

transmitido

por los rincones del silencio.

 

Las luces y los brillos son iguales al silencio

y al espacio sin límites y sin cuerpo

donde todo es nada porque nada es figurado,

donde nada es fin y el fin es nada…

 

Partida y llegada en el mismo lecho

de un río circuito que se hace eterno,

interminable y fluye como suspiro

desde la profundidad del alma

y del espíritu de un universo tan amplio

que no tiene contornos, ni orillas

y todo es espacio

nada lo limita haciéndose infinito…



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.