Moyilin

Hoy Te He Vuelto A Ver

Hoy te vi después de mucho tiempo, hiciste que la sangre se me fuera a los pies, unos minutos bastaron para que mi mundo se quedara petrificado, mudo, paralizado y por unos segundos no supe que hacer, pase y pase pero no desaparecías. 

 

Hoy te vi, no te soñé, te tuve tan cerca y no te abrace, te mire a los ojos y te añore, mire tus labios y no te bese, sin que tu me vieras, pude deleitarte desde lejos y contemplar cada rasgo tuyo...solo tuyo, ver tu piel me emociono, quise tocarla de nuevo pero me abstuve, la gente no existía solo tu y yo sentados y mientras las palabras se nos atoraban, nuestros ojos entre si se hablaban y nuestros corazones palpitaban al compás de los segundos, miles de cosas se agolpaban en mi mente, mientras sentia un deseo ardiente y ese sentimiento tan fuerte que hasta el corazon duele.

 

Robaste mi tranquilidad y mi pensamiento fue, por que? Por que hoy justamente cuando pensaba que ya te había olvidado?

 

Es verdad, los hechos te invocaron y pusieron a prueba mi corazón; No, no puedo volver a ti, seria retroceder, ya saliste de mi vida, ahora soy feliz. 

 

Estoy seguro que te olvidaste de mí, yo te he olvidado poco a poco, a pesar de tantas las veces que quise ir detrás de ti y revivir esos momentos mágicos que nos regalamos. 

 

Hoy que te he vuelto a ver, mil cosas cruzaron por mi mente y no podía dejar de verte, hoy que he vuelto a verte, mi corazón me ha dado un vuelco en el pecho, porque aun siento amor por ti, hoy que te he vuelto a ver, he vuelto a sentir ese hermoso sentimiento que un día nacio por ti.

 

Hoy que te veo nuevamente, quisiera decirte que no te he olvidado, que te sigo amando, pero este amor me mantiene en silencio sellando mis labios y apagando el corazón. 

 

Hoy que te vi nuevamente, recorde lo que es amar, pero al verte en la distancia comprendi que te perdi el mismo día que empece a amarte.

 

Hoy te vi, no te soñé, te tuve tan cerca y no te bese pero nuestras miradas hicieron mas que un beso o un abrazo pues traspasaron el alma, llegaron hasta donde el corazón, susurrando te amos y enloqueciendo a la razon.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.