Julio Noel

Níveos narcisos el rocío perla

Níveos narcisos el rocío perla

en el tierno nacer de la mañana,

irisadas lágrimas de los dioses

que por los blancos pétalos resbalan,

sutiles átomos de las estrellas

que en la noche lloran y derraman,

como gotas de diáfanos cristales,

sobre las flores más inmaculadas.

Etéreos zumbidos revolotean

entre las lenes corolas nevadas,

libando de las purísimas flores

sus esencias dulces y delicadas.

De oro aroman el éter

los filamentos con suaves fragancias

y de los blancos pétalos

se diluyen las irisadas lágrimas.

Mi alma sigue soñando

del río por las onduladas aguas,

mientras en el azul

celeste se oye una alegre tonada.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.