dayasifon

Ratona soledad

Mi ratoncito creció y se fue,

¡Yo que pensé que jamas se iría !

Admito que me tomo de sorpresa su partida,

Antes tiro mi vasos,

Rompió mis medias, 

Abrió puertas y puertas,

Puso de cabeza mi vida,

Luego pensé ¿Adonde se iría?,

Si yo era su nido,

Y el parte de mi,

Buscando en mi habitación un extraño olor,

El desgraciado ratón allí fiel se encontró,

Amargando de nuevo los días,

Adiós libertad,

Hola rutina,

¡Porque aunque estaba muerto el ratón!

¡El condenado había dejado familia!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.