ENRIQUE HORNA

VI

Mi edad no tiene tiempo, es mi destino viviendo.

Sentir el vacio es un instante del destino
un rato sin tiempo 
es la nada de todo lo vivido.

La distancia del cuerpo con su ropaje
sera acaso, la misma distancia
del cuerpo con su alma.

EH



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.