pani

EXTRAÑA DAMA, EN EL AZUL DE SU CIELO...

Ayer la ví

apenas un segundo...

 

deshojada tácitamente,

en el bosque...

declinado de su sueño,

 

de su piélago profundo

se imbricaba mansamente...

la gardenia descuidada

del vacío,

 

y una dama azul celeste...

asomaba su pálido crepúsculo,

 

en la nada...

descorazonada de su ausencia.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.