Julio Noel

Ígneo fuego estival

Ígneo fuego estival,

tu ardiente lengua calcina las rosas

que alborozadas y primorosas

ríen espléndidas en el rosal.

A tu llama letal

prefiero las umbrías vagarosas,

por do fluyen las aguas rumorosas

de un alegre y cantarín manantial.

Su frescura vital

sofoca en mí las fiebres ardorosas

y edulcora las llamas más fogosas

del implacable calor cenital.

El fresco fontanal

fluye por la alameda frondosa

y deja en pos de sí una estela acuosa

como frágil camino de cristal.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.