Santiago Miranda

Veo el mar en ti

 

Lo veo, sacudiéndose
Sostenidamente
De forma repetida
Queriendo salir de sí
Hacia el encuentro
Que no es sino naufragio
/Nuestras condición es/
El devenir constante

Lo veo en tus ojos/ amor: infinito
De amor sabiéndose fiero
Verdugo de la carne, aquel tremor
Temblor temor que congela
Y me veo ahí tal como niño
Superado/ me quedo en pie
Detenido por tu destello: este mundo
Tortuoso/ torturado/ gira en torno a ti

Lo veo en tus ojos/ dolor: ilimitado
Sin márgenes ni limites por obra
De los otros, Nada hay que hayan quebrado
Ojos rasgados: correspondencia con la vía
Láctea /y repito el dilema atemporal
Tal como es abajo es arriba/

Lo puedo ver en tus ojos
Horror/ amor/ lo vacío de lo absoluto
Y no puedo dejar de mirar /mirarme ahí/
Y no pudo volver atrás al tiempo
En el cual inocente no había sino mirado
Tus ojos sin ver el mar / y es hora acudo
A la llamada impersonal de cuerpos
Como olas tormentosas y sacudidas primordiales

Me hundo en ti y me pierdo
En calma dejado llevar
No se puede volver atrás y
No se quiere sino ver
Al mar ahí presente
Deambular se hace urgente
Amor amar necesario; impostergable

           /A Paloma/



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.