Héctor(micorazón)

Qué importa!

¡Qué importa ya si es una bella durmiente!

¡qué importa si no le interesa mi canto!

¡qué importa si solo son frivolidades!

comparados al amor que ella me brinda.

 

Y si siento perderla….

¡qué me importa lo que la gente diga!

no me importa realmente,

nada importa suficiente,

lo que importa es su amor,

lo que importa es ella,

¡qué me importa la espera!

si me dice que espere,

¡qué me importa…!

lo importante es que llegue.

 

¡Qué me importa Señor

que tu mano extiendas

para abrirme los ojos!

para hacer que yo entienda

que lo estoy perdiendo todo.

 

Si pusiste ante mi tan preciosa perla,

si entregaste su amor en mis manos un día,

debe ser porque sabes no voy a perderla,

apoyado en tu gracia y confiando en ti,

aprendiendo día a día que solo con ella,

todo importa en la vida y todo vale la pena.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.