Julio Noel

Amanecer

Trémulas hojas mecidas por la leve brisa,

lágrimas de rocío en nenúfares de plata,

verdes ojos que se diluyen como la noche,

botones de oro que se extinguen en la alborada.

Tornasoladas saetas que atraviesan el aire,

angustiados gemidos que perturban la calma,

pausado despertar de la agonizante noche,

nuevas sensaciones en la naciente mañana.

Trinos que se elevan a las esferas celestes,

bruñidos cristales en que se miran las ramas,

rumores que sofocan el silencio nocturno,

bóveda azul que se viste con traje de gala.

Suaves aromas a jazmines y violetas,

abanicos de colores acunan el agua,

silencioso zumbido de la pionera abeja,

flores que liban rocío en campos esmeraldas.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.