El DIOS JUVENIL

ADJUDICACIÓN DE VALORES (adán descubre la poesía y la muerte)



Corazón: Maldición de Maldiciones
mente, oh, díganmelo: la tortura.
Eso que vosotros decís Egoísmo
mejor está decirle masturbación.
¿Utopías?
Eso que se materializa
en agonía, niña,
que me encarcelaste.
¿Qué podrías decir acerca del arar?
No es la cuestión,
la raíz se halla como una
vertiente en una caverna
la raíz cae
como una liana tendida
esconde su secreto ermitaño.
Ahora tu desciendes,
dices ser la hembra que
da la cátedra
estás amando que te rindan culto
como a una estatua
y es temprano,
el día comienza de azul
para ir al bosque de la montaña.
Todas las mujeres dicen que mi capricho me pone correas dirigiéndome al infierno
en efecto, me estoy yendo a
su infierno
que padece el agrietamiento
en los ojos
como las líneas que se forman
en la arena
y como la arena soy
que estoy amarillo
marrón y seco
y muy pocas veces el mar
me alcanza
para rejuvenecerme.

***

¿Quién dijo que la Vida debería llamarse Vida y no Espera?
y a eso que nombran como muerte yo le digo ¡DIOS!
¡MI DIOS ENFERMO!
¡PUTO DIOS! ¡ENAMORADO!

No entiendo porque no te entregabas a la muerte
¿Acaso te tenías cariño?
Te compadecías
como si fueses una mujer y también el hombre
que la besa y la acompaña
a dormir.
Me gusta cuando las flores del cerezo caen.
A mis locuras yo les dije
Mis amores.
Y a la pobreza la vi pasar
y es ella
¡Mi diosa, mi reina, mi bestia!
Me ocupé de desfragmentarme como una fruta de esas
que tienen gajos
desprecié al confort,
todo tipo de bellezas comunes
casas de verano, automóviles, noticias, innovaciones,
toda prisión que sustentara aflicciones
alabé al fango, a la mosca,
al ogro y a la esfinge
me sentí como en casa entre escuadrillas de marginados disociados, apartados y estanques de ojos
profundos como el cristal
o el cuarzo.
La autoridad me enoja como la ignorancia (es violenta)
no entiendo los banquetes
las opiniones, me deshago
en el sentido común.
El infierno es un cuento dulce.
He dicho: el premio es vivir,
todo lo restante es
plástico que salta y da alaridos
es nunca llegar a ningún lado y eso es interesante.
En mi vocabulario
al mundo se le dice
"Lugar en donde uno está condenado a expresar su verdad y pasearla por las calles
con pobres y con ricos
y con guerras"
y mientras caminamos
podemos ver
niños girando, mujeres y perros, sitios en donde sentarse
a ver el mar
puestas de sol
con águilas y peces saltando,
quitándose del agua
el humano es como un pez loco,
lleno de amor y lleno de odio.

***

Pero yo estoy lleno de vacío, como un fuelle y estoy herido, una herida que llevo
a todos lados
y no me preocupa parar de sangrar
este dolor es mi ángel,
en la madrugada, desde las colinas
cualquiera puede ver
como llega saltando sobre
los techos
no soy totalmente ordinario tengo sangre
puedo sangrar con estilo
deberías venir a ver
tal vez algún día aprendas
a hacerlo como yo.

Comentarios1

  • Dayanara Mondragon

    Muy intensos poemas desde mi punto de vista.
    Sigue escribiendo amigo.
    Un abrazo te dejo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.