Kenny Silva

LA CIGÜEÑA

Nos las trajo una cigüeña,

previo vaivén de caderas,

creando de ene maneras

cada carita risueña.

Del ADN de la dueña

las más bonitas facciones

auguran lid de pasiones

y de mí lo delatable,

que juzgó Dios rescatable,

entre mis imperfecciones.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.